Advent Calendar 2010: 16th December Gerrit's Diary Part 2 2

Here comes the second part of „Gerrit’s Diary Vol. 22” with terrific footage filmed in Wunderland with a special camera. These are the most spectacular takes from the Airport test operations filmed so far. We are feverishly anticipating the Grand Opening of our Airport in 2011. Of course, we will publish the date in time!

Comments

schrieb am 07.09.2011 um 18:16 Uhr
This aritlce went ahead and made my day.

schrieb am 10.01.2013 um 03:12 Uhr
Shut the fuck up you worthless raisct shitbag. What the fuck have you done with your worthless life? Nothing. Chinga tu madre, hijo de la chingada. You needle dick.

schrieb am 12.01.2013 um 12:09 Uhr
Haber, bfque direda don Octavio Paz ?Octavio Paz De El laberinto de la soaedldbfQuie9n es la Chingada? Ante todo, es la madre. No una madre de carne y hueso, sino una figura medtica. La Chingada es una de las representaciones mexicanas de la Maternidad, como la Llorona o la sufrida madre mexicana que festejamos el diez de mayo. La Chingada es la madre que ha sufrido, metaff3rica o realmente, la accif3n corrosiva e infamante impledcita en el verbo que le da nombre. Vale la pena detenerse en el significado de esta voz. En la Anarqueda del lenguaje en la Ame9rica espaf1ola, Daredo Rubio examina el origen de esta palabra y enumera las significaciones que le prestan casi todos los pueblos hispanoamericanos. Es probable su procedencia azteca: chingaste es xinachtli (semilla de hortaliza) o xinaxtli (aguamiel fermentado). La voz y sus derivados se usan, en casi toda Ame9rica y en algunas regiones de Espaf1a, asociados a las bebidas alcohf3licas o no: chingaste son los residuos o heces que quedan en el vaso, en Guatemala y El Salvador; en Oaxaca llaman chingaditos a los restos del cafe9; en todo Me9xico se llama chednguere o, significativamente, piquete al alcohol; en Chile, Perfa y Ecuador la chingana es la taberna; en Espaf1a chingar equivale a beber mucho, a embriagarse; y en Cuba, un chinguirito es un trago de alcohol.Chingar tambie9n implica la idea de fracaso. En Chile y Argentina se chinga un petardo, cuando no revienta, se frustra o sale fallido . Y las empresas que fracasan, las fiestas que se aguan, las acciones que no llegan a su te9rmino, se chingan. En Colombia, chingarse es llevarse un chasco. En el Plata un vestido desgarrado es un vestido chingado. En casi todas partes chingarse es salir burlado, fracasar. Chingar, asimismo, se emplea en algunas partes de Sudame9rica como sinf3nimo de molestar, zaherir, burlar. Es un verbo agresivo, como puede verse por todas esas significaciones: descolar a los animales, incitar o hurgar a los gallos, chunguear, chasquear, perjudicar, echar a perder, frustrar.En Me9xico los significados de la palabra son innumerables. Es una voz me1gica. Basta un cambio de tono, una inflexif3n apenas, para que el sentido varede. Hay tantos matices como entonaciones: tantos significados como sentimientos. Se puede ser un chingf3n, un Gran Chingf3n (en los negocios, en la poledtica, en el crimen, con las mujeres), un chingaquedito (silencioso, disimulado, urdiendo tramas en la sombra, avanzando cauto para dar el mazazo), un chingoncito. Pero la pluralidad de significaciones no impide que la idea de agresif3n en todos sus grados, desde el simple de incomodar, picar, zaherir, hasta el de violar, desgarrar y matar se presente siempre como significado faltimo. El verbo denota violencia, salir de sed mismo y penetrar por la fuerza en otro. Y tambie9n, herir, rasgar, violar cuerpos, almas, objetos, destruir. Cuando algo se rompe, decimos: se chingf3 . Cuando alguien ejecuta un acto desmesurado y contra las reglas, comentamos: hizo una chingadera .La idea de romper y de abrir reaparece en casi todas las expresiones. La voz este1 tef1ida de sexualidad, pero no es sinf3nima del acto sexual; se puede chingar a una mujer sin poseerla. Y cuando se alude al acto sexual, la violacif3n o el engaf1o le prestan un matiz particular. El que chinga jame1s lo hace con el consentimiento de la chingada. En suma, chingar es hacer violencia sobre otro. Es un verbo masculino, activo, cruel: pica, hiere, desgarra, mancha. Y provoca una amarga, resentida satisfaccif3n en el que lo ejecuta.Lo chingado es lo pasivo, lo inerte y abierto, por oposicif3n a lo que chinga, que es activo, agresivo y cerrado. El chingf3n es el macho, el que abre. La chingada, la hembra, la pasividad pura, inerme ante el exterior. La relacif3n entre ambos es violenta, determinada por el poder cednico del primero y la impotencia de la otra. La idea de violacif3n rige oscuramente todos los significados. La diale9ctica de lo cerrado y lo abierto se cumple ased con precisif3n casi feroz.El poder me1gico de la palabra se intensifica por su care1cter prohibido. Nadie la dice en pfablico. Solamente un exceso de cf3lera, una emocif3n o el entusiasmo delirante, justifican su expresif3n franca. Es una voz que sf3lo se oye entre hombres, o en las grandes fiestas. Al gritarla, rompemos un velo de pudor, de silencio o de hipocreseda. Nos manifestamos tales como somos de verdad. Las malas palabras hierven en nuestro interior, como hierven nuestros sentimientos. Cuando salen, lo hacen brusca, brutalmente, en forma de alarido, de reto, de ofensa. Son proyectiles o cuchillos. Desgarran. Los espaf1oles tambie9n abusan de las expresiones fuertes. Frente a ellos el mexicano es singularmente pulcro. Pero mientras los espaf1oles se complacen en la blasfemia y la escatologeda, nosotros nos especializamos en la crueldad y el sadismo. El espaf1ol es simple: insulta a Dios porque cree en e9l. La blasfemia, dice Machado, es una oracif3n al reve9s. El placer que experimentan muchos espaf1oles, incluso algunos de sus me1s altos poetas, al aludir a los detritus y mezclar la mierda con lo sagrado se parece un poco al de los nif1os que juegan con lodo.Hay, ademe1s del resentimiento, el gusto por los contrastes, que ha engendrado el estilo barroco y el dramatismo de la gran pintura espaf1ola. Sf3lo un espaf1ol puede hablar con autoridad de One1n y Don Juan. En las expresiones mexicanas, por el contrario, no se advierte la dualidad espaf1ola simbolizada por la oposicif3n de lo real y lo ideal, los medsticos y los pedcaros, el Quevedo ffanebre y el escatolf3gico, sino la dicotomeda entre lo cerrado y lo abierto. El verbo chingar indica el triunfo de lo cerrado, del macho, del fuerte, sobre lo abierto.La palabra chingar, con todas estas mfaltiples significaciones, define gran parte de nuestra vida y califica nuestras relaciones con el resto de nuestros amigos y compatriotas. Para el mexicano la vida es una posibilidad de chingar o de ser chingado. Es decir, de humillar, castigar y ofender. O a la inversa. Esta concepcif3n de la vida social como combate engendra fatalmente la divisif3n de la sociedad en fuertes y de9biles. Los fuertes los chingones sin escrfapulos, duros e inexorables se rodean de fidelidades ardientes e interesadas. El servilismo ante los poderosos especialmente entre la casta de los poledticos , esto es, de los profesionales de los negocios pfablicos es una de las deplorables consecuencias de esta situacif3n. Otra, no menos degradante, es la adhesif3n a las personas y no a los principios. Con frecuencia nuestros poledticos confunden los negocios pfablicos con los privados. No importa. Su riqueza o su influencia en la administracif3n les permite sostener una mesnada que el pueblo llama, muy atinadamente, de lambiscones (de lamer).El verbo chingar maligno, e1gil y juguetf3n como un animal de presa engendra muchas expresiones que hacen de nuestro mundo una selva: hay tigres en los negocios, e1guilas en las escuelas o en los presidios, leones con los amigos. El soborno se llama morder . Los burf3cratas roen sus huesos (los empleos pfablicos). Y en un mundo de chingones, de relaciones duras, presididas por la violencia y el recelo, en el que nadie se abre ni se raja y todos quieren chingar, las ideas y el trabajo cuentan poco. Lo fanico que vale es la hombreda, el valor personal, capaz de imponerse.La voz tiene ademe1s otro significado, me1s restringido. Cuando decimos vete a la Chingada , enviamos a nuestro interlocutor a un espacio lejano, vago e indeterminado. Al paeds de las cosas rotas, gastadas. Paeds gris, que no este1 en ninguna parte, inmenso y vacedo. Y no sf3lo por simple asociacif3n fone9tica lo comparamos a la China, que es tambie9n inmensa y remota. La Chingada, a fuerza de uso, de significaciones contrarias y del roce de labios cole9ricos o entusiasmados, acaba por gastarse, agotar sus contenidos y desaparecer. Es una palabra hueca. No quiere decir nada. Es la nada.

FYI

Comments are released manually, so they won't be seen instantly. Of course, you can also post comments in our Community forum

Advent Calendar Bargain of the Day (16.12.)

Each day a new Christmas bargain!

Today in our Online-Shop:


EEP Eisenbahn.exe Knuffingen